Documento para la clase de Filosofìa (imprimir)

22.04.2013 17:23

MUCHACHOS BUENAS NOCHES YA... LES PIDO DISCULPAS LA TARDANZA EN ESTE ARCHIVO PERO AL BAJARLO ME PRESENTA DIFICULTADES POR ESO LES ENVÍO EN ENLACE SI SE LES FACILITA Y LO QUE ME APARECE CUANDO LO COPIO... ESTÁ PARA EDITAR....

http://mail.udgvirtual.udg.mx/biblioteca/bitstream/20050101/1061/1/Etica_epicrea_y_estoica.pdf

 

CAPITULO XV

ÉTICA EPICÚREA Y ESTOICA

Sanabria, J. R. (2005). Ética epicúrea y estoica. En Ética. (pp. 140-145). México: Porrúa.

 

 

El epicureísmo y el estoicismo aparecieron en la decadencia

del mundo grecoriomano. Después de Aristóteles, la

Filosofía tomó rumbos nuevos. A ello contribuyeron las circunstancias

Sociopolíticas del tiempo. Las grandiosas concepciones

de Platón y Arist6teles quedaron en el olvido aunque

siguieron influyendo en algunos pensadores.

 

1. Epicuro (341-271), nacido en Samos, fundó la escuela

que era "un circulo de amigos ... o más bien una casa

de retiro y un sanatorio moral. Jóvenes inquietos o personas

maduras, heridas por la vida, iban allí a buscar un asilo

de paz y de amistad".'

Para Epicuro la filosofía es la investigaci6n de lo que se

refiere a la felicidad del hombre; es "el ejercicio que por la

palabra procura una vida feliz".?

 

a) Presupuestos de la Ética epicúrea.-Para que el hombre

Viva tranquilo debe rechazar el temor al destino, el temor

a la muerte y el temor a los dioses.

l En el universo no hay finalidad; todo sucede al acaso.

No hay más que el azar. Por lo tanto no hay que

Temer al destino porque no existe.

2: Todo se compone de átomos. Los átomos del alma

son esféricos, lisos, móviles, extendidos sobre el cuerpo como

una red. En el momento de la muerte los átomos se separan

y vuelven al torbellino del movimiento. No hay que temer

la muerte porque es una liberación de todos los males. Además,

nada existe después de esta vida sino los átomos que se

unen y se disgregan indefinidamente. "La muerte, pues, el

más horrendo de los males. en nada nos atañe. Pues mientras

nosotros vivimos ella todavía no viene. y cuando ella

viene, nosotros ya no vivimos. Así la muerte ni es contra

los vivos ni es contra los muertos, pues en aquellos todavía

no está y en éstos ya no está".

' Existen los dioses porque así lo atestiguan las apariciones,

los sueños y el consentimiento universal. Están

compuestos de átomos aerifomes, más perfectos, sutiles y

hermosos que los de los hombres. Habitan en jardines hermosísimos.

No formaron el mundo ni lo conocen ni intervienen

en los asuntos humanos. Por eso, no hay que temer a

los dioses.

b) Ética.-Todos los vivientes buscan el placer y huyen

del dolor. Éste es tambi6n el criterio de la conducta humana.

La felicidad del hombre, su fin supremo. es el placer

-hedoné-: "afirmamos que el placer es el principio y el fin

de la vida feliz" -deda Epicur*,' Por ello el hombre tiene

que lograr la felicidad, que consiste en obtener la mayor

cantidad posible de placer, que es el iinico bien, y evitar el

dolor, que es el único mal.

Sin embargo, como hay placeres carnales Y placeres de1

alma, estos son superiores a 10s carnales. Ademas, el sabio,

mediante la prudencia, debe refrenar los apetitos para 10-

Par la paz interior.

Los placeres pueden ser necesarios y naturales, por ejemplo,

comer y beber; naturales mas no necesarios, Como manjares

exquisitos; ni naturales ni necesarios, como fama Y riquezas.

Quien quiera ser feliz debe satisfacer los deseos de

10s placeres necesarios y naturales; los otros, debe rechazarlos

pcrque se oponen a la paz del alma.

La virtud es :a disposición del alma por la que el hombre

modera los deseos a fin de obtener el máximo de placer-

' =*. a Mmeceo, Diógenes Laercio. X, P. 12% ' Di6senes Laercio, X. p. 128.

Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crítica y la investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.

Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno.

Sanabria, J. R. (2005). Ética epicúrea y estoica. En Ética. (pp. 140-145). México: Porrúa.

142 DOCiiUNAs ~cASFU NDAMENTALES

No todo placer es deseable, ni todo dolor es malo absclutamente.

El sabio debe buscar el equilibrio y distinguir

la intensidad, la duración y las consecuencias del placer.

Debe excluir el lujo y contentarse con lo estrictamente necesario;

librarse de los cuidados de la familia, de los hon*

res, de las riquezas y de todo lo que pueda permrbar la

tranquilidad de espíritu. El sabio debe bastarse a si mismo

y lograr la paz interior, que es el placer m& intenso.

Epicuro no fue un hedonista grosero. Algunos fragmen

tos de sus obras, como el 408: "pienso que no hay otro bien

más que los placeres causados por el gusto, el sexo, el oído

y la vista", dieron origen a pensar que Epicuro defendió

una vida desenñenada La misma palabra hedonk debiera

traducirse por alegria. Asi Ph. Merlan sugiere que el epinireísmo

se debería llamar una filosofia de la a1egrta.l De

cualquier manera, la ética de Epicuro procura la dignidad

humana al recomendar la sobriedad, la tranquilidad del

alma, el buen humor y la alegria. Sin embargo, no supera

el invidualismo. Y aunque Epicuro cultivó la amistad, la

16gíca de su doctrina lleva al individualismo y, sobre todo, a

la absolutización del placer: el bien queda absorbido en la

felicidad y esta, en el placer. La virtud es tambien un medio

para el placer. Hay en ello una grave confusión: el placer

sustituye al bien moral. No por nada los discipulos de

Epicuro defendieron despues -y sobre todo vivieron- un

hedonismo menos elevado que el de su maestro. A pesar de

la intención del "filósofo del jardín" su etica es una 6th

del placer y no del bien.

2. Etica estoica.-El fundador del estoicismo fue Zenón

(336-264) de Kition, pequeña ciudad de Chipre. Empezó

a dar lecciones en el Pórtico de. Peisimiactos, decorado con

pinturas de Polignoto, cerca del ágora de Atenas (Sto0

Poikile). De allí tornó el nombre, estoicismo.

Parece que Zenón sólo trazó los fundamentos del estoicismo.

La sistematización fue obra de Crisipo. La fiiosofia,

Para el estoicismo, es la ciencia de las cosas divinas y hu

manas. Es el estudio de la sabiduría. La ética estoica tiene

5 Cfr. Sltidies in EPicuru md Anatotclc. Wiesbaden. 1960.

Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crítica y la investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.

Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno.

Sanabria, J. R. (2005). Ética epicúrea y estoica. En Ética. (pp. 140-145). México: Porrúa.

d mismo punto de partida que todas las kticas g-:

búsqueda de la felicidad.

a) Los estoicos identificaban ser y cuerpo: todo ser es cor-

9Óreo. Todo está compuesto de dos principios: activo y pasivo.

El pasivo es la materia; el activo es la razón, es decu, Dios.

El hombre es un microcosmos compuesto de cuerpo y alma.

El alma es una partícula desprendida del Fuego divino o del

alma universal; el cuerpo es una mezcla de elementos. En el

universo hay un orden riguroso, una férrea necesidad.

b) La virtud es el único verdadero bien. Consiste en vivir

de acuerdo con la naturaleza o vivir conforme a la dn.

Estas f6rmulas son equivalentes puesto que la náturaleza,

para los estoicos, es el cosmos penetrado del Fuego, que es

Dios. Dios y el cosmos se identifican. Entonces, vivir de

acuerdo con la naturaleza es lo mismo que vivir conforme

al orden universal regido por el Logw. Vivir conbe a la

dnpu ede significar, conforme a la Razón universal 4

bgos o Fuego- que rige al mundo, o conforme a la raz6n

que es una manifestación del orden del universo.

La virtud es una sola: no admite más y menos. O se tiene

o no se tiene. Por ello o se tienen todas las vimides -Partes

de la virtud- o se tienen todos los vicios. La virtud es sabio

prudencia -frónesis- que se llama justicia cuando

"cfina a juzgar rectamente, templanza cuando disp0ne.a

controlar las pasiones, fortaleza cuando, por amor a la mtud,

ayuda a soportar los males.

c) Las pnciqnes son movimientos sensibles contrarios a

la naturaleza y a la ~6nSo.n desviaciones de la rectitud que

la raz6n debe imponer a la conducta. Las principales son

cuatro: concupiscenda ciega, que es un deseo desordenado

de un bien futuro; temor, respecto a un mal futuro; tktem

respecto de un mal presente, y placer, que se refiere .a un

bien actual. L~Spa siones son malas y hay que des~~l~

Para llegar a la imperturbabilidad.

d) ta norma de moralidad.-la virtud es vivir conforme

a razbn. Esta razón tiene que ser recm Y la razón

humana es recta cuando se ajusta completamente a la Raz6n

que es una ley eterna e inmutable.

e) C~smopolitism~.-~ml undo es Dios. El hombre es

partícula de ~iosp.o r eso todos somos hermanos Y de-

Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crítica y la investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.

Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno.

Sanabria, J. R. (2005). Ética epicúrea y estoica. En Ética. (pp. 140-145). México: Porrúa.

bemos respetarnos porque tenemos igualdad en Dios. Todos

valemos lo mismo porque en ada uno se realiza el orden

c6smico.

f) La felicidad es la práctica de la virtud y la virtud es

la sabiduria Por lo mismo la felicidad es la sabidurfa, pero

la sabiduría como medio para introducir la armonía en la

vida del hombre.

g) El sabio es el que ha llegado a la apatheia: -es el estado

de quien ya no tiene pasiones-, se identifica con el

orden del universo y goza de una serenidad que nada N

nadie le puede quitar. Ningún mal, ninguna desgracia, pueden

perturbarlo porque sabe que todo está bien. De nada

sirve turbarse. Llorar a un ser querido que murió, no lo resucita;

quejarse por estar enfermo no cura; recordar los bienes

robados no los restituye. El sabio se basta a si mismo.

NO se impresiona por nada. Se mantiene impasible ante el

dolor, la enfermedad, los bienes, la muerte y la opinión de

los demás. "Has de ser como una roca contra la que se estrellan

todas las olas. Ella está firme y el oleaje se amansa

en su derredor".'

El lema del estoico es: aguanta y renuncia -aneju Rai

apeju-.

. h) Concl&ón.-El estoico es, en el fondo, un raciona.

lista: su confianra en la razón es absoluta; los sentimientos

y las sensaciones no caben en su ktica, por ello las pasiones

son malas. Aunque las pasiones pertenezcan a la inteligencia

s o n juicios erróneos- como no van de acuerdo con el

orden universal, son malas.

El estoico acepta todos los renunciamientos y pnvaciones

y desprecia los bienes materiales porque está por encima

de todos los acontecimientos. No busca la felicidad,

aunque la acepta, porque es indiferente a todo. Se ha

dicho que el estoicismo fomenta el orgullo y parece que

es verdad pues el sabio estoico lo único que busca es su

Propia perfección. Si el estoico habla de Dios lo hace para

exaltarse a si mismo. "De hecho el estoico no ce olvida

nunca de sí. Como todos los griegos, permanece centrado

a Marta Aurelio. Sol., 1V. p. 49,

Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crítica y la investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.

Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno.

Sanabria, J. R. (2005). Ética epicúrea y estoica. En Ética. (pp. 140-145). México: Porrúa.

en sí mismo Y su propio bien sigue siendo el polo de su pensamiento.

Por otra parte, el olvido de sí es l

el olvido de sí es la flor más rara

de la moral, y cabe preguntarse si ha podido olvidarse nunca

en tiem no cristiana".'

En el estoicismo no se conoce el amor. Y sin amor la verdadera

6th es imposible. El Dios de los estoicos no es una

persona sino una fuerza, un fuqo, "un esan animai" -como

deda Marw Aurelio-. El ideal del sabio es inalcanzable

e inhumano: el estoico es un espectador & la vida, no un

actor; a una entelequia, no un hombre, porque el hombre

no es impasible como una roca ni indiferente como un dios.

Pensamos que mando se habla del estoico no se trata de

un hombre. Por ejemplo, cuando Horacio dice que al estoico

aunque el orbe se deshaga en pedazos, las ruinas lo herirán,

pero 61 seguirá impávido.'

"La morai estoica es la moral en la que se busca el bien

por el bien, sin esperanza de recompensa, sin esperanza de

vida futura, sin el deber siquiera de aeer en Dios; es una

morai pura, libre de todo sistema metaffsico, que toma e]

bien morai como un dato primario, absoluto, que se

por 61 mismo.9

Como elementos positivos destaquemos la importancia

de la raz6n en la conducta humana y la aceptaci6n de 10s

amnteumientos. Tambikn es interesante la distinU6n entre

bien y felicidad y la insistencia en el &ter&

Tiene aguda conciencia de la dignidad humana.